Y así me enamoré de ti, Australia

¡Hola de nuevo! Me considero mexicana de hueso colorado, sin duda. Pero también estando en Australia, me he podido enamorar del país, tanto que ya le hice un huequito en el corazón. Por eso me gustaría compartirte algunas de las cosas que han hecho que me siga enamorado de Australia.

Café

Soy de las personas que necesitan café por las mañanas y a cualquier hora del día para seguir funcionando. Aquí definitivamente he probado uno de los mejores cafés que he tomado en toda mi vida. Si vienen o ya están aquí, tienen que visitar Denis the Menace, Barry y Patricia. Son mis favoritos.

Alimentos

Y ya que estamos hablando de bebidas, pues también hablemos de comida. Ya había mencionado la variedad de cultura que fácilmente es representada en todos los platillos que pueden encontrar. Pero, en está ocasión les mencionaré los que son más tradicionales en el país.

  • Meat pie. Tal cual, es un pay chiquito relleno de carne de res, pollo, puerco o vegetariano. Lo acompañan con cátsup y listo. En cualquier panadería lo pueden encontrar, son tan comunes que hasta en el 7eleven los venden. 
  • Los famosos fish&chips, para mí son el equivalente a los taquitos en México, obviamente NO por su sabor, pero sí por la facilidad de encontrarlos. Hay muchos locales donde puedes comprarlos.
  • El Chicken Parmigiana (Chicken Parma). Es una delicia. Es como un nugget de pollo gigante, con salsa de tomate, queso mozzarella, acompañado de ensalada y papás a la francesa. Sin duda, tiene mi corazón.
  • Para el famoso brekky australiano, están los famosos eggs benedicts. Vayan a Barry para probarlos.
  • Y claramente no hay nada más australiano que los Tim Tam, galletas cubiertas de chocolate. Son otro nivel. Y ya si hablamos de postres tradicionales, Pavlova. Es un postre con base de merengue y sobre éste, se le agrega frutas naturales, cómo fresas, mango, maracuyá, etc.

Paisajes naturales y fauna

No me voy a poner a comparar países, cada país tiene su encanto, sólo quiero hacerles una descripción de lo que yo he visto estando en Australia. He visto paisajes preciosos. Aguas limpias, transparentes que con el sol se pueden ver azul intenso o verde turquesa. Acantilados gigantes que me recuerdan lo pequeña que soy en el mundo y escuchar las olas rompiendo contra éstas. Playas donde no hay olas, y parecen una alberca gigante o playas donde hay muchos surfistas. Así como caminar por una hora para llegar a la cima y quedarme perpleja al ver todos los colores de la playa.

Y qué decir de la variedad de fauna que he encontrado. Mientras caminas por las playas puedes ver canguros y hasta alimentarlos. Me tocó ver delfines a lo lejos y mantarrayas en la orilla de la playa. Hay ciertas zonas donde hay muchos koalas, ¡por fin vi un koala! (Aún no me toca cargar uno, pero ya por fin los vi en los árboles de eucalipto). En los atardeceres, estaba acostumbrada a ver pajaritos volando, bien, ahora me toca ver murciélagos. Y ha habido días en que voy caminando por la noche, escucho un ruido entre los árboles, y he visto murciélagos salir de ahí de fácil un metro de largo. Pero tranquilos, no hacen nada. Y de seguro has visto los videos de Lucas, the spider. Una simpática araña con ojos muy grandes que canta o toca algún instrumento, está muy linda. Créanme, sólo está linda en el video. Un día abrí mi buzón y ahí estaban viéndome unos ojos gigantes. Era esa araña. No te alarmes, afortunadamente no hace nada. Pero si pegué tremendo gritó. Wombats, ornitorrincos, zarigüeyas, y muchos más verás aquí.

Seguridad

Cuando yo llegué, las primeras semanas seguía caminando en la noche de manera atenta a mí alrededor. Soy mexicana y la situación en Latinoamérica no es muy favorable para las mujeres. Pero aquí ha sido diferente, sí, si te vas a encontrar con gente viviendo en la calle, pero no te harán nada. En caso que suceda algo que te haga sentir incómoda, con cualquier persona, aquí la gente sí hace algo ante ese tipo de situaciones. Aquí me siento tranquila cuando voy caminando en la noche, las reglas se respetan mucho y hay mucha vigilancia.

Australianos

Se los prometo, la amabilidad que tienen los australianos me sorprende. ¡Llegan a 

otro nivel! Y la verdad, son más amables en Melbourne que en Sídney. Son muy atentos, serviciales, amables; también son muy relajados y sobre todo quedé sorprendida al ver como algunos se visten. Pueden ser súper coloridos, creativos, locos (en un buen sentido), cuando se expresan por medio de su vestimenta. Pero definitivamente, lo mejor de eso es que no verás gente juzgando a otra. Es algo que me ha encantado de su cultura, lo relajados que son. Con relajados no me refiero a fachosos o mayormente flojos, sino que respetan el ser de la otra persona y es tanto el respeto que la gente se muestra libremente como es. Claro habrá uno que otro que juzgue, pero es raro. 

** Dato curioso, cuando hace mucho calor, no usan zapatos. 

Cultura y deporte

Qué decir de todos los eventos culturales y deportivos que hay. Pero esto ya se los cuento en otra publicación.

Podría seguir hablando de porqué estoy enamorada de Australia. Pero no acabaría. Lo que es cierto, es que ya lo guardé también en el corazón con todas sus maravillas, junto a mi México.  
 

Nota:

  1.  Algunos platillos no son 100% australianos, pero los menciono porque la cultura australiana los adoptó y es muy típico de ellos.
  2.  Nunca digo que el café de otros lados es malo, de hecho aquí encontrarás granos de café mexicano, colombiano, árabe, africano, etc. Pero la calidad de grano que eligen y sobre todo su preparación, es increíble.

Leave a Reply

Close Menu